La Revista Fetac

El bolero, un ritmo auténticamente latinoamericano

El bolero es auténticamente latinoamericano. Esta es una de sus principales particularidades. José Pepe Sánchez, un humilde sastre, en Santiago de Cuba, en 1883, compuso el primer bolero, “Tristezas”, también se lo conoció con el nombre de “Me entristeces mujer”.

Por Carlos Arboleda González

Economista, escritor, Miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua. Durante más de 13 años dirigió los destinos de la cultura regional, primero como director del Instituto Caldense y luego como Secretario de Cultura de Caldas. Es reconocido en varios países de América Latina como un especialista del bolero. Autor de dos libros sobre este ritmo.

Se afirma que el bolero tuvo varios ritmos antecedentes: la contradanza, la danza criolla, la habanera, el danzón, estos dos últimos hijos de los dos primeros.

A mediados del siglo XIX vivía en Cuba un español, compositor, Sebastián Iradier, quien compuso, en 1863, una hermosa canción, “La Paloma”, en un ritmo cubano conocido como habanera que, 150 años después, sigue siendo muy popular. Este es un antecedente, muy importante del bolero.

El bolero es auténticamente latinoamericano. Esta es una de sus principales particularidades. José Pepe Sánchez, un humilde sastre, en Santiago de Cuba, en 1883, compuso el primer bolero, “Tristezas”, también se lo conoció con el nombre de “Me entristeces mujer”.

Pepe Sánchez, había nacido en Santiago de Cuba el 19 de marzo de 1856. Era sastre de profesión, con una excelente clientela conformada por las clases altas de su pueblo. No tuvo formación académica, fue un músico empírico. Fue además un auxiliar de aquellas personas que, a finales del siglo XIX, estaban buscando la liberación de Cuba de España. Fue maestro de Sindo Garay, otro gran músico y trovador Santiagueño, quien, buscando mejores condiciones de vida, y de trabajo, se fue a vivir a La Habana, llevando consigo ese primer bolero. Allí, en la capital, Sindo Garay empezó a cantarlo en los cafés, restaurantes y hasta en los intermedios de las películas mudas de entonces. Luego, a través de los barcos que circundaban el Caribe, pasó a México y a Puerto Rico, países que lo consolidaron. Rápidamente, a medida que se fue internacionalizando, recibió influencias de otros ritmos y se creó el bolero-son, el bolero-ranchero, el bolero-mambo, etc.

¿Qué es el bolero?

Entre el sentimiento y la razón existe el mismo nexo y la misma diferencia que entre la mujer y el hombre, la noche y el día, entre la mano izquierda y la derecha. Definir el bolero es casi tratar de definir la poesía y la música. El bolero es música, poesía, sentimiento y razón. Y si alguien dijo alguna vez que el tango es un sentimiento triste que se baila, nosotros afirmamos que el bolero se baila con sentimiento, se escucha con nostalgia y se bebe con alegría. Porque cada quien tiene su bolero para bailarlo, escribirlo, cantarlo o dedicarlo. Entre el beso y la ausencia, entre el abrazo y el amor perdido, entre el recuerdo y el olvido, están escritos, bailados y cantados todos los boleros. La intimidad y el adiós se parecen a un bolero. Toda poesía de amor es un bolero que se escribe entre los rumores del recuerdo, de la lejanía y del deseo.

El bolero, básicamente, caribe

El bolero es, por lo tanto, caribe. Surgió del eco melodioso de un canto triste entre el viento y la palmera, en el corazón desolado de un cubano, en el alma enamorada de un puertorriqueño y en la nostalgia de un “manito” que amaba demasiado y que lo había perdido todo.

paisaje_cultural_cafetero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba